• RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
Escrito por nanna miércoles, 18 de julio de 2012 1 comentarios



Las almas de los héroes se buscan sin saberlo.

Lucrecia, alias Lucky, es una joven estudiante de Bellas Artes que vive en la Salamanca de principios de los noventa, donde comparte un piso de alquiler. La frustración del amor no correspondido de un amigo dará lugar a un suceso que voltea su vida y la hace salir de su estado de anestesia, para comprender que jamás ha sido fi el a sí misma, adaptándose siempre y mimetizándose con el entorno. Roberto, alias Robert, vive solo y cerrado a cualquier tipo de sentimiento, hasta que el azar le lleva a salvar a Lucky de morir desangrada. En ese instante comienza, a su pesar, a latirle el corazón. A los dos. La relación entre estos seres dañados por la vida les cambiará a ambos... y no solo a ellos.
La piel del camaleón es una historia conmovedora, emotiva, que se despliega de forma ágil y logra que el lector comparta subyugado las vicisitudes de sus personajes. Una novela de asombrosa vitalidad, infl amada de sentimientos, que no deja indiferente y revela el talento de su autora, capaz de reparar en aquello que suele pasar desapercibido y de expresarlo con sensibilidad e inteligencia.

«Una novela emocionante, con personajes tan reales, tan humanos, que resulta imposible no identificarse con ellos».

Yolanda Regidor nació en Cáceres en 1970. Se licenció en Derecho y cursó un máster en Psicosociología aplicada. Es formadora ocupacional y trabaja como asesora jurídica y docente en proyectos de inserción sociolaboral. La piel del camaleón es su primera novela, que confiesa ser el fruto de un travieso afán por manipular los sentimientos ajenos a través de la magia de las palabras.

ISBN: 978-84-96632-82-0
256 páginas
Rústica • 14,5 x 22 cm
PVP: 19 €

One Response so far.

  1. Anónimo says:

    He tenido la suerte de leer esta novela y debo decir que me ha fascinado. Emocionan las sensaciones que transmite esta deliciosa obra. Un hallazgo y un verdadero placer

Deja un comentario